Externalizar y delegar

Esta semana  he contratado por primera vez servicios en forobeta. Como ya comenté en el primer post de este blog, una de las cosas que quería hacer estos meses era hacerme un usuario y comenzar a utilizar servicios de ese foro. El plan original es que así podré comprar alguna web que me ayude a generar ingresos desde el día 1, pero estoy viendo que tiene muchas más posibilidades de negocio.

logo-forobeta

Desde hace tiempo estoy buscando dominios caducados para ir montando blogs de apoyo o para monetizarlos. Aunque voy encontrando cosillas de momento no acabo de darme un alegrón, algo así como un blog con 400 enlaces entrantes XD. Así que por acelerar un poco y probar suerte contraté a un usuario de Forobeta que ofrecía el servicio de búsqueda de blogs expirados.

El resultado, al igual que mi búsqueda de blogs fue mediocre. Alguna cosilla interesante pero ninguna brillante. Para lo que pagué estaba bien, pero esperaba algún milagro en forma de superblog abandonado.

La moraleja es evidente: nadie da duros a cuatro pesetas.

 

Sin embargo, aunque la jugada no me haya salido espectacular, voy dándome cuenta de la importancia de saber delegar, de saber externalizar, de saber cuando no hay que hacerlo todo uno mismo.

En mi anterior etapa webmaster yo me hacía el 95% de las tareas: Buscar el nicho, montar la web, crear los contenidos, buscarles enlaces, escribir reseñas, actualizar las redes sociales… Eso está muy bien para aprender y hacerte una idea global de como hacer funcionar una web. Pero es agotador. Y si te descuidas dedicas más tiempo a cosas accesorias que a lo realmente importante.

La única pega es que externalizar cuesta dinero. No podía ser todo perfecto.

Al chaval que me buscó los blogs expirados le pagué 25$. Una miseria. El hecho de que fuese argentino ayuda mucho a ajustar los precios. Tal vez 25$ en Argentina sea un buen jornal para un día. En cualquier caso forobeta me parece un buen lugar para buscar servicios y seguiré probando. A ver si suena la flauta.

Un mes y pico

Ya ha pasado un poco más de un mes desde que comencé con este blog. Aunque no he podido aprovechar el tiempo tanto como hubiese querido algunas cositas me ha dado tiempo a hacer.

otoño

He aquí tres puntos clave.

  • Elegir el nicho. Uno de los errores de mi anterior andadura es que piqué de casi todos los platos y al final era una locura. Tenía blogs de regalos, de ganar dinero por internet, de móviles, de viajes, de educación, de plantas medicinales, de videos graciosos… Y seguro que me olvido de alguna categoría más. Eran temas que nada tenían que ver entre ellos, que no se podían enlazar entre sí, que me hacían estar cambiando de tema constantemente, etc.

Creo que es mucho mejor elegir un nicho. Si eliges un nicho como por ejemplo tecnología, vas a poder ir creando pequeños nichos con relación entre ellos, ayudándote en el linkbuilding, en el tiempo que puedes investigar el sector…

Obviamente que a nadie se le vaya la hoya e intente ponerse en la primera página de “vender iPhone libre” o “ADSL barato”. Mejor empezar con “fundas para huawei” o algo más asequible. No sé si me explico.

 

  • Voy a apostar por amazon. No es que eche el resto y me olvide de las otras fuentes de ingresos, pero mis ganancias en este gigante hasta ahora habían sido bastante residuales. El programa de afiliados de amazon es mucho más fiable que el de la mayoría de plataformas que conozco (Que pena que sea así) y sólo le veo la pega de una cookie demasiado corta. También voy a intentar hacer de adsense una fuente fiable y regular de ingresos. Desde que me banearon no lo volví a intentar seriamente y me centré en la afiliación. Creo que sería más equilibrado tener ingresos desde tres o más fuentes. A ver si perdonan mis pecados, que ya ha llovido mucho desde entonces.

 

  • Posiblemente de lo que más haya aprendido este mes es sobre bolsa. Futuros, efts, puts y demás derivados ya no me suenan a chino. La clave ha sido la asistencia (online) a dos cursos de ocho horas cada uno. Al final si quieres aprender hay que echarle un rato y buscar alguien que sepa del tema. Yo he tenido suerte y he encontrado a alguien que entiende mucho.

El sistema que voy a seguir es básicamente Buy and Hold, es decir comprar y mantenerlas, no venderlas nunca. Algún día os lo explicaré más extensamente, que esto merece un post entero. Este sistema se complementa con la venta de puts (que no putas, nada que ver XD) que es un poco más complicadillo y que ya veremos si soy capaz de explicaros algún día.

Si os suena a griego (Así lo dicen en EEUU cuando no se enteran de algo) es un sistema muy poco especulativo y bastante seguro.

 

Conclusiones

 

Más avances mentales que físicos por explicarlo de alguna manera. Apenas tengo tres blogs nuevos (Y a medio hacer siendo optimistas) y ningún ingreso desde ellos. Pero la ruta está marcada y eso me satisface. Quedan tres meses para ir construyendo y empezar enero ganando algo de pasta. Tiempo de sobra.

Educate a ti mismo

El domingo pasado estaba en el parque Labordeta con mi hijo (Como veis no hay post en que no nombre al enano, no sé si es amor o que me paso todo el día con él XD) cuando observé una curiosa situación a la que le he estado dando vueltas toda la semana. Parece ser que no he encontrado nada mejor en lo que pensar.

parque labordeta en zaragoza

En dicho parque, en una zona cercana a los kioskos de la entrada principal había una familia disfrutando de la mañana del domingo al igual que yo. La composición de la escena es la siguiente: madre amamantando a un bebé en un banco. Padre jugando al escondite con hijo de cinco años aprox. Todos vestiditos de domingo irradiando felicidad.

Más o menos cuando yo llego le toca al padre esconderse. Se pira detrás de un árbol mientras el niño cuenta diez. Cuando acaba la cuenta el niño da dos pasos y al tercero se estampa al suelo tras tropezar con un bordillo. Reacción: a llorar mientras se acerca a la mami, que a su vez empieza a llamar al padre a voces (Padre que por cierto había ido realmente lejos en sólo diez segundos). No hay sangre, rodillas un poco despellejadas nada más. Así que nadie llama al 112 y el helicóptero de rescate descansa en la plataforma para otra ocasión.

El padre llega diciendo: – ¿Quién ha sido?, ¿Quién ha sido?, ¿Quién le ha hecho daño a Pedro?

El niño, con lagrimones cayéndole por los mofletes, señala el bordillo.

El padre empieza a pegarle al bordillo patadas y bofetadas (Si es que acaso se puede abofetear un bordillo) y a gritarle: -¡Malo, malo, eso no se le hace a Pedro!

Yo disimuladamente fui alejándome de la escena. Quienes me conocen saben que tengo un sentido de la vergüenza ajena excesivo y ver a un adulto abroncando y golpeando un bordillo, aunque sea para aliviar y consolar a un niño, me incomoda por su estúpida ridiculez. Desconozco si la pelea fue a mayores aunque sospecho que todo quedó así.

Según me marchaba hacia mi casa, lejos de tan peligrosos bordillos sin soltarle la mano a Darío, iba procesando lo que acababa de ver.

Los primeros pensamientos fueron hacía la “violenta” manera de solucionar el conflicto: el padre le muestra a su hijo que cuando algo te hace daño le respondes pegándole. Mal. Es un crío pequeño y eso lo internalizan. Si les haces ver que esa es una manera legítima de responder, que si te la pegas con un bordillo es normal volver a pegarle, en su subconsciente la reacción a sufrir dolor va a ser ostiar a la causa de ese dolor.

El gran problema de esto no es que luego se peleen los críos en el cole. A mi me parece que lo normal, LO MÁS NORMAL es que si alguien te agrede tú respondas con las mismas armas, tengas cinco años o treintaynueve, sea en el recreo o en un bar. El problema es que el niño no va a diferenciar cuando ha sido agredido de cuando es algo fortuito. Cuando entrenaba a fútbol sala equipos de benjamines lo veía a diario: había niños que lo aguantaban todo y que sólo se quejaban cuando el árbitro no pitaba la falta y había otros que se sentían agredidos cuando les caía un pelotazo y a veces hasta se revolvían: no diferenciaban cuando alguien les estaba pegando de cuando era parte del juego. Nuestro querido Pedro seguramente acabará en el segundo grupo. Les llamarán la atención a los padres desde el cole o desde el club deportivo y estos no se explicarán la razón de que su hijo actúe así “¡Si en casa no le educamos así!” “Pedro, hijo mío, no tienes que pegar, avisa a la profe”. A buenas horas. Le estas metiendo en la cabeza que no puede devolverle la bofetada a quien le pega por gusto pero si le puedes pegar a un bordillo que no tiene culpa de nada. A ver si cortocircuita el pobre chaval.

Pero según ha avanzado la semana he tenido otros pensamientos sobre la escena y realmente son estos los que me han empujado a contaros esta historieta en este blog, cuya línea editorial, en principio, no va a ser contaros batallitas de padre o enseñaros a educar a vuestros hijos, no os preocupéis.

El tema es que el niño tropieza con el bordillo, se estampa al suelo y el padre culpa al bordillo. El bordillo es algo inerte, que puede llevar allí cuarenta años sin moverse, sufriendo sol, lluvia, granizadas y meadas de perro… ¿qué puta culpa tiene el bordillo? Ninguna copón. La culpa es tuya Pedro. Pedrito. Mira por donde vas. Llevas un rato jugando, ya sabes que hay un bordillo. Fíjate bien. Ten cuidado.

Lo que le enseña el padre a Pedrito es que le puede echar la culpa al bordillo de su caída, que puede incluso pegarle, que la leche que se ha pegado no es culpa suya, sino del bordillo (que no se ha movido y ya estaba allí antes de que naciese) “malo, bordillo, malo”. La enseñanza de que sus errores no son culpa suya, sino del empedrado.

Y aquí es donde quería llegar, 800 palabras después: ¿Cuánta gente le acaba echando la culpa al bordillo de sus propios errores?, ¿Cuánta gente adulta culpa al banco de sablarles con la hipoteca cuando no han querido ahorrar en diez años?, ¿Cuántos dilapidan miles de euros en una tienda online sin haberse parado a hacer ni un mínimo estudio de mercado?, ¿Cuántas personas culpan al mundo de sus problemas laborales y cuando encuentran un trabajo todo son malas caras y escaqueos?

Lo que podía haber hecho el padre, si realmente quiere ir formando a su hijo desde pequeño y no hacer el gilipollas en un parque público, era consolar a su hijo, lavarle la herida y explicarle que hay que jugar con cuidado por donde hay bordillos o alcantarillas, que son muy duros y te puedes hacer daño. Y luego irse a jugar a un sitio más apropiado, que igual con que Pedrito se ostie una vez ya ha aprendido la lección, que el parque esta lleno de césped y tu te pones a jugar donde hay bordillos, alcantarillas y baches en el asfalto PAPI. Con suerte, dentro de diez años Pedro no dirá que los profesores le tienen manía, dentro de quince no irá diciendo que todas las mujeres son unas putas y dentro de veinte que los empresarios son unos explotadores y los funcionarios unos vagos. Con suerte, repito, diferenciará lo que es culpa suya y lo que es culpa de los demás y casi seguro, casi seguro, que le irá mejor.

Espero que esta historia (verídica 100% aunque el nombre de Pedro suene tanto a fábula) nos la podamos aplicar todos a nuestras vidas. Culpar a los demás de nuestros errores no trae nada positivo. NADA. Culpar al bordillo, al suelo, al sol o a las nubes no sólo no trae nada positivo sino que además es profundamente estúpido y la gente se te ríe en la cara.

Así que si quieres algo ponte a currar. Yo estoy buscando poder vivir de internet. Seguro que me pego alguna leche con alguno de mis proyectos, pero eso es parte del trayecto. Te levantas, aprendes, intentas no repetirlo y a seguir. No culpes al establishment, no culpes a las multinacionales. Hacienda, Amazon, Google… Ellas estaban allí antes que tú. Son duras e inamovibles como el bordillo. Busca tu lugar y no culpes de tus fallos a entes que no saben ni que existes.

Y si puede ser, educa a tus hijos en ese sentido.

Más lento que el caballo del malo

Entre virus estomacales y catarros de mi hijo esta es la segunda semana en la que no consigo tener suficiente tiempo disponible. No le voy a dar más vueltas y parece que la siguiente semana va a ir un poco más rodada. Crucemos los dedos.

mas lento que el caballo del malo
Con tanta carga es difícil ir deprisa

Lo malo de estar tan escaso de tiempo es que cuando tengo un par de horas acabo intentando hacer muchas cosas a la vez, agobiándome y en consecuencia rindiendo muy poco por la falta de claridad. Trabajar mirando el reloj no me conviene. Probablemente a ti tampoco güey.
De los raticos que he aprovechado esta semana esto es lo que he sacado en claro:
– Hosting para tienda online sobre ********* en banahosting ya asociado a un dominio en nominalia de los que compré la semana pasada. Plantilla elegida e instalada con unos pocos plugins y primera entrada del blog escrita a ver si suena la flauta e indexa pronto. Aquí aun me queda tajo por hacer.
– Cambio de mogollón de contraseñas en hostings, plataformas de afiliación, correos, etc. He decidido ser un poco más seguro porque había demasiadas repetidas. Las tengo todas apuntadas en una libreta y en ningún sitio más. Safety first.
– Rallarme con lo del curso de wordpress. El curso gratuito que comenté no es lo que necesito. He estado buscando y ya veremos si me acabo rascando el bolsillo por algo de calidad.
– Mirar en ikea un espacio de trabajo más cómodo. Mesa y silla nuevas, estantería, etc. Si le voy a echar horas a esto (que es lo que quiero, aunque las circunstancias no me dejen) necesito una silla que no me clave los tornillos en el orto. Creo que es una inversión necesaria.
– Curso avanzado de opciones y venta de puts. Muy interesante aunque solo lo he podido seguir a ratos. Le pediré los videos al monje y veremos si hago alguna prueba bien entrado el invierno.
– Añadidos en el blog: he creado una página con links de blogs que sigo a diario o que creo que debería seguir. Echadle un vistazo a ver si encontráis algo que os mole. Hasta podéis hacer recomendaciones.

Poco más que añadir. A ver si la próxima semana os traigo alguna entrada extra con algo más de chicha.