Mi super black friday

La semana pasada fue el black friday. Supongo que lo sabían hasta los astronautas que haya ahora mismo en la estación espacial. Imagino que los únicos que no se ha enterado de semejante acontecimiento viven en la selva amazónica o son monjes budistas en un templo del himalaya. Si tienes algún tipo de conexión con el mundo, aunque sea una radio a pilas, es imposible que no te llegase alguna pseudo-promoción del black friday.

super black friday
Fíjense como esprinta la mujer en primer plano calzando unos crocs rosas. Me juego cerveza+pincho a que volvió descalza a casa.

A mi se me está atragantando bastante. Al principio me hacía gracia, y me parecía una buena idea para comprar los regalitos de navidad. Descuentos del 70%. Ya sabéis. Pero ahora parece que estas esperando meses, bombardeado por la publicidad, oyéndolo por todas partes, para que al final… ¿Qué? ¿Qué coño quieres comprar?

Este año me planté en el black friday sin necesitar nada. No es que las semanas anteriores hubiese comprado algo. Es que no necesito nada desde hace meses. Entré en amazon a ver las superofertas que tenían para los premium como yo. Iba pasando páginas y páginas de cosas rebajadas un 40, 50 o 60%. Al final me llamaron la atención unas NEW BALANCE. Tenían un descuento de la leche (80%) y pasaban de doscientos y pico euros a unos cuarenta o así. Las NB están de moda. Todo el mundo tiene/quiere unas ¿Por algo será no? Son chulas. Supongo que serán cómodas. Las dejé en el carrito y seguí mirando. No encontré nada más.

Mientras seguía buscando iba recapacitando ¿Para que cojones quiero yo otras zapatillas? Las que uso a diario pueden durar un año más. Las de salir me las regalaron en septiembre. Y aun así tengo varios pares muertos de risa en el zapatero ¿Por qué me empeño en comprar algo aunque no lo necesite? Son unas zapatillas de marca y muy baratas. Es una oportunidad, sí ¿Pero no habrá otra oferta similar el año que viene? ¿O en rebajas? ¿O cuando sea que me hagan falta de verdad?

Obviamente al final no compré las zapatillas. Tampoco compré otra cosa. Ni siquiera unos dominios .com que andaba buscando. No entiendo como en ocasiones nos presionamos a nosotros mismos para gastar dinero en cosas que no necesitamos. El impulso de pillar la oferta o de aprovechar el saldo es fuerte, pero si recapacitas unos minutos y te planteas si realmente lo necesitas, por muy barato que sea, al final no acabas comprando, al menos en mi caso. Debe ser que estoy madurando. O algo.

No sé si me estoy volviendo anticonsumista. Nunca he sido derrochador, eso es cierto. Pero es que sin serlo y haciendo memoria rápida tengo: una tablet que no uso, una wii con varios juegos que ni siquiera he enchufado a la tele, al menos diez libros sin leer, unos cuantos comics que lo mismo, varios juegos de PC sin abrir, ah! Y una memoria de 64 GB que compré en el black friday del año pasado, con un 80% de descuento, sin sacar del envoltorio. ¿Para qué quiero seguir comprando si ya tengo cosas que no uso?

2 thoughts on “Mi super black friday”

  1. Una de mis grandes aficiones es comprar, pero sólo cosas que me reporten la mayor satisfacción, y esta viene dada por la relación entre el precio y el uso. Ejemplo: compro un juego en Steam por 3€ al que llevo echadas 70 horas (más las de mis niños, 160).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *